SAN MANDELA EL MILAGROSO…

SAN MANDELA EL MILAGROSO...

A segundos de la ceremonia religiosa comenzaron los milagros. Un ejercicio propio de santos que desean ser beatificados. Mandela desde lo alto de una nube polvorienta dirigía los impensables protocolos. Barak Obama y Raúl Castro intercambian un saludo durante los siete segundos más largos de la historia de la diplomacia moderna. Creo que lo mismo hubiese ocurrido entre George Bush y Fidel Castro. Hay momentos en los que negros y blancos, demócratas y guerrilleros, premios nobel de la paz y de la guerra, deponen las armas por encima de cualquier diferencia.

En las amplias gradas Winnie Mandela, la segunda esposa del líder africano, y Graca Machel su viuda, se fundieron en un emotivo abrazo y se besaron ante miles de sudafricanos. Winnie fue la esposa de Mandela desde 1958 hasta 1992. Al salir de prisión y a sus 80 años, en 1998, Mandela se volvió a casar. Esta vez lo hizo con Graca Machel, la viuda del presidente mozambiqueño Samora Machel, a la que en su tiempo Winnie había considerado vulgar concubina, entre otras razones por ser 27 años más joven que el líder.

Bajo la lluvia, rodeado de negros arcángeles, Mandela recibió a Rudiberto Cuadrado, un joven cubano que perdió su vida en el Sur de Africa. Ofrendó su vida sin ser consultado. Le hicieron creer que cumplía con su deber. Tenía ganas de viajar y de tener una radio grabadora doble casetera. El muy rubio Rudiberto desayunó junto a Mandela en la amplia nube polvorienta, como expresión del agradecimiento por Cuba, el país que fue decisivo en la guerra de liberación de Angola, uno de los puntillazos al apartheid.

Envuelto en un vestuario de vivos colores, el ejemplar humanista del siglo XX, deja lecciones que en el XXI deberían ser repasadas de cara al porvenir. La grandeza de cada hombre descansa en su capacidad inagotable de cada día luchar por su dignidad plena. No descanses paz. Sonríe desde lo eterno. Te queda mucho por hacer, Mandela.

Leave a Reply

%d bloggers like this: