Cuba- Usa: con la FE de las almas austeras…

La bandera aburrida, que descansaba en el Museo de la ciudad de Las Tunas  ha regresado hasta los Estados Unidos sin necesidad de visa. Es todo un símbolo situado hoy en los salones de entrada de la nueva embajada. 54 años después ondea nuevamente la bandera cubana en Washington sin la H que ayer algunos entusiastas de la isla quisieron adicionarle a la noticia. No faltaron los post en los que se decía que la bandera –hondeaba- en la Yuma. No bastando el lamentable error ortográfico, que adiciona una H innecesaria, la expresión asumía una forma verbal en pasado cuando la acción era inmediata, de absoluto presente y modo indicativo. Porque hasta en la ortografía de los cubanos pesa la política, esa que abusó de la Honda de cuero con dos correas utilizada para tirar piedras,  y que en algún momento de la Guerra Fría, se convirtió en consigna contra los Estados Unidos,  cuando la masa enardecida vociferaba en las calles en días de pañuelos en la frente: “El que no salte es Yanki y mi Honda es la de David”. Seguro de ahí viene la confusión de quienes imprecisos pero puntuales, destacaron en redes sociales la importancia mundial del suceso que tuvo lugar la víspera.

Cada uno le echa garra a su recuerdo y lo hace propio, cada cual hace gala de su educación y de su inteligencia. Cada percepción es individual y sería mal sano dejar de reconocer lo que en todo el sentido de la palabra significa para ambas naciones tener sedes diplomáticas abiertas y funcionando, aunque pesa la experiencia contada una y otra vez de que las sedes embajatoriales de Cuba  no hacen todo lo que deben por la representación de sus ciudadanos, dispersos en el mundo, quienes mayoritariamente son clientes de los consulados,  en los que pagan cada cuño y sello como lingotes de oro. Pero ese no es el pollo del arroz con pollo. El ingrediente principal sería revisar que significado y repercusión tendrá esta apertura en la consecutiva conformación del país. Porque un país no es una Revolución, un país es algo que se construye todos los días.

En primer lugar debe quedar constancia entre los cubanos todos sobre el proyecto de país al que nos estamos enfrentando. No puede haber país sin proyecto. No puede haber país anclado en la cautela de sin prisa ni pausa. No es un juego de palabras. Es entender el contexto global y no dejar pasar las oportunidades, y por cierto, hay muchas  tocando a la puerta, que no son únicamente la diplomacia del mojito ni de las guayaberas.

En segundo lugar debe llegar el momento en el que el modelo de nación sea modelo de nación y no de estado. Toda la nación debe tener espacio desde la diversidad más absoluta, desde la mirada más responsable, sin tener que ser regida por lineamientos ni estatutos. Cada oveja debería desfilar a su aire por el prado que más le guste y esta no debería ser una condición que excluya o conceda etiquetas como la de “oveja negra” o “dama de blanco”.

Y por último creo que hay que entender lo político atendiendo a la realidad política y no desentendiendo un por qué por el cual nadie responde.

Las interpretaciones son varias. Las necesidades son muchas. Pero una nación no se construye de la noche a la mañana y mucho menos cuando ha estado estancada. Una embajada no es un país. La designación de los embajadores no determinará el cese de la hambruna ni las carencias ni la verdadera representación del estado. La gente necesita vivir y creer, edificar desde dentro, sumar empeños y comenzar a sentir la necesidad de quedarse. Ningún país se construye desde el deseo perpetuo del pasaporte y el ansía congénita de exilio. Tampoco un exilio es un país. No es problema de banderas y de himnos aunque pareciera que Bonifacio Byrne escribió sus versos ayer: “Si deshecha en menudos pedazos/llega a ser mi bandera algún día/nuestros muertos alzando los brazos/la sabrán defender todavía”…

2 thoughts on “Cuba- Usa: con la FE de las almas austeras…

  1. Cada uno le echa garra a su recuerdo y lo hace propio, cada cual hace gala de su educación y de su inteligencia.
    Certeras palabras, sobre todo en momentos en que resulta cada vez más dificil hacer gala de la mala ortografía y de la pésima educación de las generaciones más jóvenes de hijos de la Patria. Cada uno echa garra a su recuerdo: Camarioca, España, el Puente Aéreo, los Vuelos de la Libertad, el Mariel. La foto de pasaporte de cuanto tenía dos meses que siempre traigo conmigo. Mi padre.
    Cambio a interrogativas primeras líneas del himno de los himnos, la continuación también está escrita…

    Allons enfants de la Patrie, le jour de gloire est arrivé?

    Manuel Lastre Abreu

Leave a Reply to Roberto Yis Cancel reply

%d bloggers like this: