El viejo cuento del salario mínimo.

Cuando elevar el salario es politiquería de campaña y no una realidad de la nación, los pobres se enojan y los políticos se espantan.

Leave a Reply

%d bloggers like this: