Twitter y Apple hacen las paces.

La guerra entre las plataformas cesa momentáneamente. El hombre más rico del mundo se pone de acuerdo con la plataforma mejor valorada del planeta.