ADIÓS A CUBA, lección escénica de nacionalismo a pulso.

Convincente, emotivo y patriótico, así resulta el espectáculo ADIÓS A CUBA que presenta el resucitado espacio teatral de pequeño formato del Centro Cultural Español de Miami.

La propuesta liderada por el actor Yerandy Basart es un interferón de nacionalismo que obliga a meditar acerca de las esencias del patriotismo y la cubanidad. Un texto entre poético y desgarrador, escrito por Luis Enrique Valdes Duarte, que nos hace transitar por el gozo de la poesía a pulso y la agonía que sedimenta el destierro.

La obra describe el peregrinar de dos genios de Cuba que se ven obligados a abandonar la isla durante el período de ocupación española: Ignacio Cervantes y Jose White. Cervantes (amigo de José Martí) es la más importante huella que se recuerde de la música cubana del siglo XIX. A White le bastó su composición “La Bella Cubana” para convertirse en eterno.

La obra no pretende ser un repaso de biografías. Es por si sola una manera de contar la historia de quienes presionados por España tuvieron que dejar Cuba durante la Guerra de los Diez Años, para regresar después del Pacto del Zanjón y tener que irse de Cuba otra vez con el reinicio de la Guerra del 95.

Los ángeles guardianes de ADIÓS A CUBA cometieron un delito de lesa humanidad: usaron sus talentos musicales para hacer una gira por la isla y juntar dinero para la independencia de Cuba.

ADIÓS A CUBA está escrito para que a pesar de tus logros, adaptabilidad y éxitos no pierdas de vista la sintomatología del expatriado.

Yerandy Basart se lo juega todo con destreza. Pasea todo su oficio en un reducido espacio que le permite desgranar emociones. Tiene suavidad, destila impotencia, produce sarcasmo, derrama ironía. Su manera de contener las emociones para que unas no ensombrezcan a las otras es el gran mérito de su desempeño actoral. Una lección de teatralidad en aguas pantanosas.

Desgarra el actor cuando reza: “solo tengo vivo un sentimiento y es el de la esperanza muerta”.

La incorporación de un piano en vivo hace que las contradanzas de Ignacio Cervantes, fluyan a su aire desde su propio ambiente armónico y obligan a detenernos en las partituras de un hombre cuyos compases estuvieron siempre al servicio de la patria.

ADIÓS A CUBA  es un ofrecimiento que permanece en cartelera en el Centro Cultural Español de Miami. Una manera de mirar hacia la isla  a las puertas de un octubre que nos impone los rigores de la Cultura Cubana.

 

One thought on “ADIÓS A CUBA, lección escénica de nacionalismo a pulso.

Leave a Reply

%d bloggers like this: