NASIRY LUGO: NOSOTROS, LA MUSICA.

NASIRY LUGO: NOSOTROS, LA MUSICA.

Anoche sentí nostalgia con una canción alegre. Este podría ser un síntoma de vejez, pero en esta ocasión no fue el caso. El tema musical no remite a décadas pasadas, por el contrario: recién se estrena en los canales de difusión. “Que no se muera la noche” es con sólo decirlo un título optimista. Su sonoridad evoca los tiempos multitudinarios en los que una banda colmaba las plazas de Cuba en tiempos en los que defender el pop/rock en la isla de la timba era una epopeya similar a la de cualquier guerra de liberación. En el único país del mundo que defiende el portentoso disparate de sostener dos monedas, sin tener siquiera resultados económicos para equilibrar una, Moneda Dura era como la única Coca Cola en el desierto. Anoche sentí nostalgia con una canción alegre de Nasiry Lugo.

El vocalista, compositor, director y hasta editor de sus propios videos musicales se presentó ante las cámaras de Mega TV en horario estelar, formando parte de las variedades de un espacio que está vivo por los aparatos. El día que alguno de los directivos lo decidan, Charityn será olvidada para siempre, y Felipe regresará a su casa para seguir haciendo ejercicios y ocuparse de su familia. No obstante Nasiry fue como un oasis en medio de la sequía. Imperturbable ante una estética que difiere en todo momento de la del show, recordó a televidentes de ocasión su presentación de este sábado venidero en The Place.

Pero los artistas ocupan los espacios de difusión que se les ofrecen, especialmente cuando integran esa espesa jungla que intenta legitimar su propuesta en un medio hostil. Durante varios anos Nasiry Lugo y Moneda Dura lograron colmar ese espacio vacío, difuso e incoherente de la difusión desde una creatividad que sorteaba la banalidad imponiendo sencillez.

El pop visto a menos, desde los tiempos del esplendor del realismo socialista, ha escrito páginas hermosas en nuestros ambientes tropicalizados hasta la caricatura. Cuando se escriba, y no sólo se escriba, se publique, un estudio acerca del panorama de la música cubana de los últimos tiempos habrá que agradecer a Nasiry Lugo por devolver a la popularidad absoluta las más bellas canciones de la Nueva Trova Cubana, las cuales pasaban desapercibidas y moribundas ante las jóvenes generaciones.

Otros, si la edición por publicar le asigna los párrafos correspondientes, destacarán su labor como cronista desenfadado de los tiempos vividos por su generación, y convertidos en música en temas como “Callejero” y “Mi Televisor”. Y si finalmente, los críticos más exigentes desean hacerle justicia, dirán quizás sin exagerar que su canción “Al sudeste” es una de las más hermosas de cuantas han alcanzado popularidad gracias a sus presupuestos poéticos y audiovisuales.

La ciudad de Holguín, Cuba, fue su plataforma de lanzamiento quizás en demasía. Desde esta capital cubana compartimos presentaciones, festivales, intercambios, entrevistas, desencuentros. Pasado el tiempo nos unen solamente sus canciones. Habitamos la misma ciudad, espero que ambos convencidos de que un exilio no es un país y mucho menos una patria. Esperemos que en tiempos por venir la nostalgia se contamine con esa alegría instantánea y fugaz que vive en la música.

2 thoughts on “NASIRY LUGO: NOSOTROS, LA MUSICA.

  1. La única vez que fui a un concierto en la Plaza Camilo Cienfuegos fue para ver Moneda Dura, solo por ellos valió la pena esa aventura. Ojalá un día se les de el reconocimiento que merecen.

Leave a Reply

%d bloggers like this: